sábado, 11 de febrero de 2012

Decidí volverme loco y de rebote me coloco en tu escalera.

Aun teniendo el peor día de mi vida, aun sintiéndome la peor persona del mundo, aun siendo la más desgraciada; él viene y se me acerca sonriendo, moviendose con una sonrisa en la boca y me provoca la mejor sensación del mundo entero. Y todo se para. Olvido mis problemas y solamente me dejo llevar por sus manos y sus labios. Y me derrito al contacto con su piel. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario