miércoles, 12 de diciembre de 2012

Vuelos y sueños


Me preguntó, con tristeza, qué era lo que hacía yo para lograr volar. 
-Para poder volar, primero tienes que aprender a soñar,
 pequeña.- le contesté - Y para soñar tienes que tener un motivo.
-¿Y cuál fue tu motivo?
-Oh, cielo, yo vuelo por y para él

martes, 21 de agosto de 2012

Cada vez se compra más caro el volverte a ver.

Bueno, a pesar de todo lo que me sabe mal y lo que me enfurece, ayer tuve una cita de verdad con mi novio, y me encantó mucho muchísimo. 

domingo, 6 de mayo de 2012

A comernos el amanecer, lo que quieran las manos.

A pesar de los días nublados, de la ausencia del sol algunas tardes, de las noches vacías, del mudo silencio, de ventanas cerradas, del viento encerrado entre cuatro paredes. A pesar de la ira contenida, de la oscuridad de algunas miradas y de la tristeza escondida en sonrisas. A pesar de todo, el sonido de su risa, el calor de su cuerpo rodeándome, el aroma de su cuello en mi boca y el brillo en su mirada superan el más malo de los males.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Tengo grietas en los labios de beberte a tragos largos.

Siempre pensé que había encontrado el amor, en repetidas ocasiones. Y luego resultó que el amor consistía en verse alguna tarde -en algunas ocasiones más a menudo y en otras muy de vez en cuando- y fingir una relación aparentemente seria hasta que de pronto se desmontaba. Por una tontería, normalmente. Pero justamente por eso, por que fuera por una tontería me daba cuenta de lo fácil que era romper esa relación, de lo frágil que era ese vínculo y lo rápido que se acostumbra una a estar sin su supuesto amor. 
Pero todo eso era antes de conocerle a él. Tuve tiempo para poder saber cómo era, aunque me siga sorprendiendo cada día. Me resultó, creo, bastante fácil enamorarme de él, pero me costó tiempo saber darme cuenta. Su mal humor y sus cabreos me llamaron la atención pero sus tonterías y locuras me fascinaron. Y con él he entendido que con una tarde de vez en cuando no es suficiente para querer a alguien por como es. He aprendido que, aunque cree roces a veces, el día a día a su lado es lo que me hace sentir bien. 

domingo, 26 de febrero de 2012

Rompiendo los cristales, asustando al miedo.

Hace días que no escribo, creo que solo me inspiro cuando estoy triste o cabreada. Qué pena, porque podría contar muchas cosas sobre lo que pienso o siento cuando estoy feliz, pero hasta yo misma creo que me repito demasiado.  Puede que no sea malo del todo, yo soy así, muy sentimental... Tanto que me afecta todo mucho. Cualquier tontería me parece una cosa super importante. Pero que voy a hacer, no sé actuar de otra manera.
A veces me gustaría ser como otras personas. Me gustaría poder ser tan buena persona como Laura, me gustaría poder ser tan espontánea como Mire, y me gustaría parecer una persona con las ideas claras como Adri. Me gustaría parecer valiente y serena en situaciones que me descolocan y me gustaría tener cosas que decir cuando un silencio me incomoda. Pero siendo como soy, soy feliz, así que ¡qué más da!

sábado, 11 de febrero de 2012

Decidí volverme loco y de rebote me coloco en tu escalera.

Aun teniendo el peor día de mi vida, aun sintiéndome la peor persona del mundo, aun siendo la más desgraciada; él viene y se me acerca sonriendo, moviendose con una sonrisa en la boca y me provoca la mejor sensación del mundo entero. Y todo se para. Olvido mis problemas y solamente me dejo llevar por sus manos y sus labios. Y me derrito al contacto con su piel.